Mostrando entradas con la etiqueta Cordón umbilical. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cordón umbilical. Mostrar todas las entradas

domingo, 24 de junio de 2012

Del primer baño de mi bebé y otros menesteres








a se nota el bullicio de la planta, enfermeras, auxiliares, todas corren de un lado para otro. Empieza un nuevo día, un turno nuevo reemplaza al fatigado de la noche. Creo que voy a aprovechar esta mañana para ir con mi enfermera a aprender cómo se baña un bebé, ayer me dijo que hoy me iba a explicar los cuidados del bebé y la verdad es que me he levantado con ganas de aprender. Acaba de llegar Paloma a la habitación, mi enfermera. La llamo por su nombre porque fue ella la que me recibió la noche en que se me rompió la bolsa, la que me entrevistó y me colocó la vía, la que me puso el antibiótico, no importa lo cansada que ella estuviese, ella fue la que me cuidó y la que hoy va a cuidar de mi pequeña Sofía.
Llevamos al bebé en su cunita. Sigue despierta pero no dice nada ,espera paciente que la coja en brazos .
Cuando llegamos a la habitación de los cuidados post-natales Paloma empieza a explicarme los pormenores del baño.

domingo, 6 de mayo de 2012

El parto

El parto es un proceso natural y fisiológico. Marca un antes y un después en las vidas de las personas que están implicadas: la madre, el padre y el bebé.
No hay una predicción matemática ni una fecha inamovible en el calendario de cada embarazo en el que se produzca sin más.
El parto es el resultado final e impredecible para el que el cuerpo y la mente de la embarazada lleva durante todo el embarazo preparándose. Por eso es tan importante que desde las Instituciones Sanitarias se ofrezca la posibilidad de hacerlo lo más íntimo y personal posible, ya que es un momento único para cada uno de nosotros, nunca habrá dos partos iguales, ni para la madre, ni para el padre ni para la matrona.
Cuando el feto a término, a partir de la semana 38 de gestación, está dispuesto a salir, el organismo empieza la cuenta atrás.
Durante las últimas semanas el malestar es más notable, edemas en pies, tobillos, piernas, manos y cara se hacen cada vez más evidentes. Nos cuesta más caminar, respirar y estamos agotadas.
La molestia en la región pélvica se acentúa y se mantiene quedándose como un dolor leve con momentos de dolor moderado , son las contracciones uterinas que favorecen el descenso fetal a través del canal del parto, el cual está constituido por: el segmento inferior, el cuello uterino , la vagina y la vulva.
Las últimas semanas se debe hacer una monitorización de la madre y el feto en el Servicio de Paritorio/Obstetricia del Hospital donde vamos a parir. Control de edemas, tensión arterial ( T. A.), y registro fetal del corazón y de las contracciones uterinas.

El parto se divide en tres periodos: